21 marzo 2010

BUSCANDO AJNA...




AJNA es el famoso chakra al que llamamos TERCER OJO... ¿Quién no ha oido hablar de él??

Personalmente es un chakra al que tengo mucha estima, poruqe en Kundalini Yoga trabajamos mucho con él... lo buscamos, etrabajando enfocando nuestra vista "arriba y al centro" en algún momento podrás ver un puntito... el color dependerça de tu estado de ánimo... dicen que si está equilibrado debería ser de un color moradito...

Su nombre significa: PERCEPCIÓN, CONOCIMIENTO...

Está asociado en el cuerpo con la glándula pituitaria, con los ojosdel cerebro, con el elemento LUZ, y, también más allá de los elementos con los colóres púrpura e índigo... (lo que yo os digo... moradito... jaja!)

AJNA nos regala el pasar de la mente dualística a la mente intuitiva..., a la mente neutral...
Su deseo divino es que podamos concentrar la mente donde la claridad y la paz interior ocurren de forma automática y natural... y su relación primordial es con el conocimiento interior y cósmico...

Este es el chakra del dominio. aquí es dónde alcanzas la integración de la personalidad por encima del dualismo de la psicología humana...
Desde aquí desarrollas el sentido de la intuiciónpara saber en que dirección deseas ir.
Es el Chakra asociado con el tercer ojo, con el cual ves más allá...

tus dos ojos te dan dimensión en el mundo normal... el tercer ojo te da la visión de la profundidad y la dimensiónde los mundos sutiles...
Su función es ver lo invisible y conocer lo desconocido...
Es el centro de la intuición y de nuestra conexión directa con la fuente infinita de la sabiduría...

Para activarlo; dicen en enbuenasmanos.com":

Relajados en una cómoda posición invocamos desde nuestro corazón la luz del alma y visualizamos que desciende desde un lugar por encima de nuestras cabezas al séptimo chakra (en la coronilla) y de allí al cuarto chakra, entre los omóplatos. Desde allí, elevamos esa luz del alma hasta el sexto chakra y la concentramos en él. Una vez concentrada esa energía, visualizamos la situación que nos aqueja en el escenario de nuestro corazón y, durante algunos minutos, la iluminamos, la irradiamos con la luz del alma concentrada en nuestro entrecejo a la manera de un faro que ilumina el camino de un barco entre escollos. Durante este proceso invocamos la comprensión y la fortaleza para emprender la acción correcta. Al cabo de algunos minutos, devolvemos la energía a su origen en una actitud de gratitud y atenta espera y continuamos con nuestras actividades cotidianas. Repetimos el ejercicio dos o tres veces al día mientras dure la necesidad de respuesta. Al cabo de un tiempo variable, experimentaremos un estado inesperado y súbito de comprensión y transformación con respecto al tema trabajado que puede ocurrir a través de un sueño o de una simple idea que surge de las profundidades de nuestra mente y nos ilumina el camino.

SAT NAM!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se libre y comparte conmigo... deja que tus pensamientos vuelen...Namasté!